A ti, que eres influencer

 En Actualidad, Marketing, Social Media

A ti que eres influencer, blogger, instagrammer, youtuber, snapchatter y gurú de tu campo en redes sociales en general. Hace tiempo que queríamos hablar contigo pero no teníamos muy claro cómo decirte esto.

No queremos hablar de esos feeds inundados de fotos estudiadísimas en las que casualmente se evita la cámara, ni de que conocemos mejor que nadie esa pared del barrio en la que hay una luz bonita. No vamos a decir que hemos notado que en ese canal sólo subes el challenge del momento o que es evidente que le copiaste esa foto a una Kardashian. Igual que a ti nos gustan los cactus y las suculentas, aunque no vemos sostenible decorar toda la casa con farolillos.

Nuestra intención no es decirte qué contenidos debes publicar o no, que para eso son tuyos y para juzgar ya están tus followers. A nosotros lo que nos toca de cerca es tu relación con las marcas y, por ende, la colaboración con agencias como la nuestra. Por ello queremos hacerte reflexionar por un momento en algunos aspectos en los que, tal vez, hasta ahora no has reparado.


“Mamá, quiero ser influencer.”

Parece que llega un momento en la vida de cualquier millenial en el que al igual que se plantea qué quiere estudiar, siente un irrefrenable deseo de hacerse influencer. Si eres de los que empezaste a ponerte delante de la cámara imitando a las cuentas que sigues y poniendo la etiqueta #influencer en tu bio, tenemos que hablar.

Se entiende como influencer a aquella persona que tiene cierta credibilidad sobre un tema en concreto y que por ello tiene influencia sobre su grupo de seguidores/suscriptores. Es decir su opinión se tiene como referente y ayuda a sus seguidores a tomar decisiones.

Ser influencer es algo más que tener seguidores y hacerse fotos. Este concepto existe mucho antes que las redes sociales. Uno no nace influencer, tampoco “se hace”, sino que más bien “lo hacen”. Es la comunidad la que hace que alguien sea influyente o no. No basta con poner #influencer en tu bio.


“Me encantan vuestras cositas”
Una de las cosas que caracterizan a este tipo de bloggers es la manera de pedir colaboración. Porque sí, aunque lo lógico es que sean las marcas las que tengan un interés en aparecer en las redes sociales a través de los influencers, existe la figura de blogger/instagrammer que pide colaboración. Y no son pocas. Si eres de las personas que ha enviado mensajes del tipo “Me encantan vuestras cositas, tengo 2K y me encantaría colaborar con tu marca”, lo estás haciendo mal. Muy mal.
¿Cuál es la mecánica? Envío el mismo mensaje a 500 marcas diferentes a través de un email que he encontrado y voy a ver si cae algo gratis. Ropa, zapatos, tecnología, artículos de sex-shop… Todo cabe.


“Consejos vendo que para mi no tengo”

Desde tu púlpito de superioridad moral apelas al “contenido de calidad”, que parece consistir en maquillar tus fotos con frases de cualquiera para darle un sentido a una foto que de por sí no lo tiene.

Vive cada día como si fuera el último, aléjate de quienes quieren hacerte daño, piensa en positivo. 

Gracias, de verdad. Chic@s, no sabemos que haríamos sin vuestros consejos. Ahora en serio, las marcas buscan personas influyentes sí, pero también interesantes, diferentes, originales. ¡Sabemos que puedes hacerlo mejor!


“Pues yo sigo queriendo ser influencer. Y quiero que las marcas me paguen y me regalen cosas”

Vale. Y eso está muy bien. Estás en tu derecho y a nosotros nos encanta que seas valiente. Pero tienes que hacerlo bien. Y te vamos a decir cómo.

El llamado “marketing de influencers” ha sido un “must” en las estrategias de marketing de las empresas, especialmente online. Sin embargo,  ultimamente esta estrategia se está ganando muchos detractores entre la marcas, principalmente por  la pérdida de calidad de los contenidos y el poco retorno de las inversiones. A día de hoy cualquiera puede conseguir 20.000 seguidores con un poco de spam dedicación, pero muy pocos pueden influir de verdad sobre esa comunidad. No basta con dar visibilidad a un producto, hay que lograr que lo compren y para eso es fundamental saber ser una autoridad en la materia y que tus seguidores te crean.

Al menos así lo vemos en Goliat. Por eso buscamos influencers expertos en los sectores de nuestros clientes, y nos fijamos más en lo que dicen y en cómo lo dicen, que en cuántos seguidores tienen. No nos gusta recibir mensajes de influencers que quieren colaborar con nuestros clientes y nos ponen en copia de un email enviado a otras 20 marcas. No nos gusta entrar a perfiles llenos de fotos en el espejo. Nos quema en los ojos ver faltas de ortografía en blogs.

Si quieres colaborar con las marcas y quieres presentarte a ellas tienes que saber que les gusta sentirse especiales, saber que te gusta su marca y por qué. Les gusta que tengas muchos seguidores sí, pero también que tu contenido sea bueno y que la respuesta de tu comunidad sea interesante. Las marcas valoran que les hagas una propuesta en la que los dos salgáis ganando. Quieren tener beneficios, ya sean en forma de ventas, de leads o de respuestas. Y tú deberías hacer todo lo que esté en tus manos para que así sea.

Sé auténtico, huye de convencionalismos, busca tu nicho. Colabora con las marcas que mejor se adapten a tu forma de ser y a lo que crees que gustará a tus seguidores. No intentes introducir a marcas con calzador en tu Instagram y, por favor, sobre todo, no uses una frase de Paulo Coelho para darle sentido a esta foto:

aral-tasher-132320

MÁS POSTS

COMENTARIOS

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Desde un logo hasta una campaña concreta. Descubre los servicios que nuestra agencia de publicidad te ofrece.

¿No es legible? Cambiar el código. captcha txt
wordpress-que-te-quiero-wordpress-01